Temas de interés


Nuevo Sitio WEB Microlife en línea, danos tu opinión
Leer más...


El Software de WatchBP para Windows XP, Vista, 7, 8, 8.1 ahora en línea. Leer más...


Cómo medir tensión arterial en casa. Leer más... Leer más... 

Next Events

Only for Distributors

Equilibrio del agua

En adulto saludables, el total del líquido corporal permanece orprendentemente constante.
Un aumento o disminución del consumo de agua da lugar a un aumento o disminución del gasto de agua para mantener el equilibrio.
En primera instancia, el agua entra al cuerpo a través de la comida o directamente por beber líquido. Los procesos metabólicos del cuerpo producen un poco de agua (por ejemplo, cuando se descompone la energía de los nutrientes, como grasas y carbohidratos).
 
La pérdida de agua se realiza principalmente a través de la orina, por la respiración (pulmones) o la sudoración (piel). Las heces fecales solamente contienen un pequeño porcentaje de agua (3-4% de la excreción).
El siguiente ejemplo se refiere a un adulto saludable, quien vive en un clima templado.

Para mantener el líquido corporal en equilibrio se requieren de aproximadamente  2,500 ml (2.5 l) diarios para las funciones corporales. El mismo volumen (2,500 ml) es expulsado a través de las rutas arriba descritas.
El cuerpo esta equipado con varios mecanismos que regulan los líquidos corporales, con límites muy estrechos.
Entre estos mecanismos, destacan los centros nerviosos en el cerebro, los cuales controlan la sensación de sed, así como la cantidad de agua que desechan los riñones.
La estimulación de los nervios que producen la sed, crea el deseo de beber agua, mientras que la estimulación de otros centros nerviosos provoca que la glándula pituitaria segregue hormona anti-diurética (ADH).
 
La secreción de AHD provoca que los riñones excreten pequeñas cantidades de orina altamente concentradas, lo cual permite al cuerpo ahorrar agua.  
 
Aunado a esto, si el volumen de agua disminuye en el torrente sanguíneo, la presión sanguínea también disminuye. Esta disminución inicia una secuencia de eventos que ocasionan que las glándulas suprarrenales segreguen hormona aldosterona.
 
La aldosterona manda una señal a los riñones para que estos ahorren agua.
Estos mecanismos no pueden funcionar por si mismos para mantener un equilibrio en los líquidos corporales a menos que una persona beba suficiente agua.

Esto se debe a que el cuerpo tiene que excretar un mínimo de 400ml de agua diarios a través de la orina, lo suficiente para desechar todos los desperdicios generados por las actividades metabólicas cotidianas.
Es así que bajo condiciones ordinarias, el consumo de agua debe ser equivalente a 1.5 litros por día para adultos saludables.
Sin embargo, puede ser necesario beber hasta 10 litros de agua diarios si se realizan ejercicios arduos en climas extremadamente cálidos.